CONTACTO E INTERCAMBIOS


MI MAIL PARA CONTACTO E INTERCAMBIOS

percanta2@yahoo.com


SI DESEA DONAR BILLETES PARA LA COLECCIÓN, POR FAVOR PÓNGASE EN CONTACTO ESCRIBIÉNDOME A

TO DONATE BANKNOTES FOR COLLECTION PLEASE CONTACT WRITING ME AT

percanta2@yahoo.com

***

Mi trabajo en el blog es diario y muy duro y, por esta razón si dejas tu comentario en alguna de las entradas, contribuirás a mí que mi trabajo sea más eficiente.

Todas las imágenes de billetes que se ven en el blog pertenecen a mi colección personal.


IMPORTANTE

Para ver todos los billetes del país que le interesa, por favor haga clic en la etiqueta del mismo que se encuentran más abajo.

Le sugiero que cuando haga clic en una etiqueta de un país que tenga varios billetes vuelva a hacer clic en “Entradas Antiguas” para ver si hay más billetes en la colección del país que está viendo.

Gracias.

***

Este blog comenzó el 8 de septiembre de 2008

HOLA BIENVENIDOS A TODOS

Hola; me llamo Claudio Fernández, vivo en Buenos Aires, Argentina, y una de mis pasiones es coleccionar billetes de Argentina y del resto del mundo.


Tengo una colección de aproximadamente 600 billetes de Argentina y alrededor de 3200 de todas partes del mundo que sumados hacen unos 3800 billetes.

Mi meta es llegar a los 5000 durante del 2019.

No recuerdo etapa de mi vida en la cual no coleccionara, juntara o recopilara cosas.


Desde muy chico pase por las estampillas, las marquillas de cigarrillos, mas adelante las postales o cartas antiguas, siempre había algo que atesoraba fervientemente.


Empecé a juntar billetes desde chico, recuerdo mirar apasionadamente los billetes que tenia mi padre (un coleccionista oculto) en su mesa de luz, que había recopilado en sus viajes por distintos países del mundo, digo con mucho orgullo que esos billetes forman parte hoy de mi colección.

Los billetes siempre estuvieron conmigo, en un sobre, la alguna caja de habanos o debajo de todos los vidrios de las mesas de mi casa.

Seguí acopiando billetes en los años en que trabaje en el aeropuerto internacional de Ezeiza, el contacto frecuente, con gente de otras latitudes se hizo sentir y los billetes fueron agolpándose.

Pero todo cambio cuando cayo en mis manos el Catalogo de Billetes de la República Argentina de Roberto A. Bottero y descubrí que aquellos billetes de Argentina que parecían todos iguales serian todos distintos y a cada uno de ellos le correspondería un lugar en el catalogo de Bottero.

Paso seguido comencé a enterarme del mundillo que rodea a esta actividad e hice mis primeras incursiones al Mercado de Pulgas de Buenos Aires en donde realice mis primeras compras.

Demás esta decir que después de un tiempo visite las casa del centro de la ciudad, en Av. Corrientes y calles aledañas.

Lo que mas me maravillo es descubrir Parque Rivadavia, para esta altura ya había comprado el Standard Catalog of World Paper Money Volumen 2 (1960-2003) 9na Edición y el mundo de coleccionar había cambiado por completo para mi.

Capitulo aparte de toda esta historia es, mi mujer, de tradición familiar, coleccionista de estampillas, fue quien me oriento hacia el lado correcto, ella fue la que me regalo el catalogo de Argentina y muchas de las piezas que hoy componen mi colección.


Todavía no he podido enfocar mi colección a una tema determino, ya sea país, región, continente o tema, cosa muy común en otros colegas coleccionistas, colecciono de todos los países del mundo que caen en mis manos. Aquí podrán ver un compendio de billetes en todas sus formas, actuales, antiguos, transitorios, bonos y hasta billetes de fantasía.

Espero que sirva como introducción a este blog y al anhelo de encontrar en la Web muchos coleccionistas, con los cual compartir esta actividad.


Bienvenidos a todos!


Si hace clik en alguna de las publicidades que aparecen debajo de las entradas estará dándome una gran ayuda. Gracias!!!

lunes, 23 de noviembre de 2020

La descomunal falsificación de libras con la que los nazis buscaron quebrar la economía británica

La descomunal falsificación de libras con la que los nazis buscaron quebrar la economía británica

Por Germán Wille para el Diario La Nación.

Link a la nota en el Diario La Nación

La Operación Bernhard fue el nombre que se le dio a la falsificación de dinero extranjero más importante de la historia de la humanidad. Ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial y tenía un artífice y un objetivo: la Alemania nazi tenía la intención de hacer colapsar la economía británica mediante la elaboración y posterior incorporación en el mercado de millones de libras esterlinas falsas. El objetivo de esta emisión apócrifa era impulsar la inflación de la economía inglesa y provocar la desconfianza internacional respecto del valor de su moneda.

La Operación Bernhard consistió en una movida nazi en plena guerra mundial para forzar a unos 140 prisioneros judíos a que falsifiquen libras esterlinas con la finalidad de hacer inundar de esta moneda el sistema económico de Gran Bretaña y hacerlo colapsar (foto ilustrativa) Crédito: Captura History Channel

Lo singular es que para llevar adelante este plan, diseñado por la cabeza de la temible Gestapo, con la supervisión de la SS y aprobado por el mismísimo Adolf Hitler, los alemanes del Tercer Reich recurrieron a los servicios de un grupo de prisioneros judíos que padecían los horrores del nazismo en diferentes campos de concentración. Así, se reclutaron internos con oficios relacionados con la confección de billetes y fueron trasladados para trabajar al campo de concentración de Sachsenhausen, próximo a Berlín, la capital alemana.

Desde que comenzó la Operación Bernhard hasta su final, en marzo de 1945, se imprimieron billetes por un valor total de 134 millones de libras esterlinas Crédito: Captura Documental Timeline

Los 144 prisioneros que fueron forzados a la falsificación hicieron -obligados- un trabajo perfecto. Fabricaron billetes de 5, 10, 20 y 50 libras por un total de 134 millones. En medio del infierno que imperaba en el campo de concentración, ellos vivían una situación "privilegiada". Pero, por supuesto, su vida dependía de la calidad de su trabajo.

Estos falsificadores por obligación estaban convencidos de que al terminar su labor serían ultimados por sus carceleros nazis. Pero cuando los aliados ocuparon Alemania los hombres del Reich apenas tuvieron tiempo para huir y para ocultar la evidencia arrojando cajas con miles y miles de billetes falsos al fondo del lago Toplitz, ubicado en Austria. Años después, un periodista alemán encontraría el botín en lo profundo de las aguas. Las libras halladas serían la prueba tangible de uno de los timos más monumentales y elaborados de la historia.

Arranca la Operación Bernhard

El acceso al campo de concentración nazi de Sachsenhausen, cerca de la ciudad de Berlín, donde se imprimieron los millones de libras para intentar la quiebra de la economía británica 


La idea de falsificar libras esterlinas surgió del líder de la Gestapo, la policía secreta del régimen nazi, Reinhard Heydrich. La sugerencia de minar la economía británica a través de una emisión paralela le encantó al jefe de las SS, Heinrich Himmler y recibió el visto bueno de Hitler. Diversas reconstrucciones de esta historia señalan que, en realidad, el plan surgió como represalia de una maniobra que habían realizado antes los ingleses, con bastante éxito, al arrojar sobre Alemania vales de nafta falsos.

Pero los alemanes no pensaban tirar las libras desde los aviones, sino introducirlas sutilmente y sin pausa en el mercado internacional de divisas. La operación requería la producción de copias perfectas y, por supuesto, que todo se mantuviera en el más hermético de los secretos.

El mayor de las SS Bernhard Krüger fue el encargado de dirigir la operación de falsificación de billetes más grande de la historia, que fue bautizada con su propio nombre de pila Crédito: Captura History Channel

Al comienzo, se instalaron las maquinarias para la emisión en Berlín, y el proyecto estuvo a cargo del oficial de las SS Alfred Naujocks. Pero como no había avances para mediados de 1942, este militar fue expulsado de su puesto. Además, el ideólogo de esta empresa, Heydrich, fue asesinado en Praga para esa misma época, por lo que el programa debía tomar sí o sí un segundo aire.

Fue entonces cuando Himmler designó para liderar la falsificación al Mayor de las SS, Bernhard Krüger, el oficial que tuvo la idea de montar un equipo de trabajo con prisioneros judíos. Los nazis buscaron en prontuarios policiales personas con antecedentes de falsificación de documentos o billetes, y fueron por diversos campos de concentración a reclutarlos, junto a trabajadores con oficios relativos al mundo de la imprenta, la fotografía, el grabado, la linotipia, la artesanía o el dibujo.

El primer diseño de las placas para falsificar las libras fue elaborado en Berlín Crédito: Captura History Channel

Se ponía en marcha, de este modo, la Operación Bernhard, nombre que hacía alusión, por supuesto, al oficial que lideraría la que fuera la mayor estafa monetaria conocida hasta el día de hoy.


Una reproducción meticulosa y exacta

Algunos de los reclutados habían trabajado en la falsificación de certificados de bautismo católico o de pasaportes para poder salvar a los judíos de la persecución implacable de los nazis. Todos venían de vivir un infierno personal en su etapa en los campos de exterminio y debían enfocar su arte en la ejecución del plan de sus carceleros. Era la única manera de mantenerse con vida.

Los 144 hombres llegaron al campo de concentración de Sachsenhausen con la protectora etiqueta de ser "trabajadores esenciales". Se alojaron en los barracones 18 y 19, donde estaban los elementos de impresión y también sus lugares de residencia. A diferencia del resto de los prisioneros, ellos tenían camas confortables, buena comida, se bañaban una vez por semana y hasta podían organizar encuentros con música y canciones cada 15 días.

Forzados por los nazis y siempre a riesgo de ser ejecutados ante un mal desempeño, los prisioneros judíos facturaron billetes de 5, 10, 20 y 50 libras con una calidad perfecta Crédito: Jewish Virtual Library

"Estábamos como de vacaciones, pero sabíamos que éramos hombres muertos", dijo en un documental sobre la Operación Bernhard realizado por History Channel en el año 2008Adolf Burger, uno de los impresores que protagonizaron esta singular aventura. Fuera de estos barracones, nadie sabía lo que ocurría allí. Ni siquiera muchos nazis, que tenían instrucciones de disparar a cualquiera que intentara asomarse a ellos.

La labor de los falsificadores fue ardua pero fructífera. Por ejemplo, estuvieron casi dos años hasta encontrar la textura y el espesor perfecto del papel moneda. Tenía que ver con un lino singular que usaban los ingleses para producir sus billetes que, -los prisioneros lo descubrieron mucho tiempo después- provenía de trapos. Las placas habían llegado desde Berlín y por supuesto los reclusos contaban con libras verdaderas para desarrollar mejor sus reproducciones.

Los barracones 18 y 19 del campo de concentración de Sachsenhausen eran de uso exclusivo de los 144 hombres dedicados a manufacturar los billetes falsos y trabajaban bajo el más hermético de los secretos Crédito: Captura Documental Timeline

Habían encontrado también la progresión exacta de los números de serie para no ser delatados por ello aun realizando una copia perfecta. Además, una vez producidos los billetes tenían que aplastarse, arrugarse e incluso sutilmente mancharse para que pareciera que ya habían estado un tiempo en circulación. Y después, cada billete pasaba un control de calidad antes de ser aprobado.

El trabajo, meticuloso y artesanal, superó la gran prueba de fuego cuando un agente alemán llevó un fajo de billetes a depositar en un banco suizo. Tras una escrupulosa examinación de los banqueros -un alemán con libras esterlinas levantaba sospechas-, los billetes fueron considerados absolutamente auténticos. Ahora sí, estaba todo dado para inundar de papel moneda, falso pero perfecto, el sistema monetario británico.

Cinco niveles de libras

Cada billete era rigurosamente observado antes de ser aprobado para su uso Crédito: Captura History Channel


De acuerdo con la calidad de la falsificación, había cinco categorías de billetes emitidos en Sachsenhausen. La primera era la mejor, y se trataba de libras que estaban listas para ser ingresadas al mercado, algo que se hizo a través de depósitos en bancos de lugares neutrales, como Suiza y Liechtenstein, y también a través de valijas diplomáticas de los agregados económicos en los países ocupados. Ese dinero circularía por Europa y llegaría en algún momento a Inglaterra. También se realizaron envíos de libras falsas a Asia, África y Sudamérica.

Las libras de segunda categoría iban para el pago a los espías alemanes en el mundo. De hecho, uno de los espías más importante del régimen, conocido como Cicero, recibió 300.000 libras en este tipo de billetes, pero cuando acabó la guerra y quiso utilizarlos, la historia de la falsificación ya era conocida y no pudo hacerlo. Entonces le hizo juicio al estado alemán, expediente que nunca prosperó.

Los billetes de categoría tres se usaron para pagar misiones en África, los de grado cuatro fueron insertados entre la población inglesa y los de la categoría cinco se desecharon.

Los hombres de Sachsenhausen hicieron un trabajo tan pormenorizado que hasta percibieron que los billetes originales tenían pequeñas perforaciones casi imperceptibles. Como los ingleses no utilizaban billeteras, solían mantener las libras unidas mediante alfileres. Hasta ese mínimo detalle reprodujeron, pinchando el papel moneda en el lugar particular donde se encontraba la imagen femenina de Britania, en el ángulo superior izquierdo del billete.

Siguiente paso, falsificar dólares

Desde fines de 1943, de acuerdo con lo que informa la Jewish Virtual Library, se imprimían en los barracones 18 y 19 un millón de billetes por mes. Según la información de este sitio, los ingleses descubrieron la falsedad de la moneda pocos meses después de las primeras emisiones, gracias a la repetición del número de serie de una de las libras falsificadas con respecto a una libra auténtica que había sido dada de baja en un banco de Tánger, en Marruecos, en el noroeste de África.

Desde Berlín, la moneda falsificaba se repartía a diversos lugares estratégicos del globo, luego de superar la primera prueba, realizada en un banco suizo Crédito: Captura History Channel


Entonces, expertos británicos en papel moneda declararon la falsificación como "la más peligrosa jamás vista", pero las autoridades de Inglaterra decidieron que la verdad no saliera a la luz. Estaban seguros de que eso provocaría pánico en la población y la desconfianza de los mercados financieros internacionales, en un contexto en que, además, los ingleses tenían una inmensa deuda con los Estados Unidos. De este modo, las libras falsas habían superado una nueva prueba.

Para fines de 1944, la Operación Bernhard buscó el comienzo de una segunda etapa (sin abandonar la elaboración de libras): la falsificación de dólares. Se trajo todo el equipamiento necesario para duplicar la moneda estadounidense y se destinó a este objetivo a los mejores hombres. Pero los prisioneros encargados de esta tarea realizaron sutiles sabotajes a la producción para demorar lo más posible la obtención de las réplicas.

En 1959 un grupo de buzos de una expedición organizada por la revista alemana Stern sacaron del fondo del lago Toplitz, en Austria, un gran número de cajas con libras falsas producidas en Sachsenhausen Crédito: Captura History Channel

Los hombres estiraron la hechura de los billetes más que nada para prolongar sus propias vidas. Finalmente, y bajo amenaza de un impaciente Krüger, para el 22 de febrero ya habían fabricado las primeras copias fieles de billetes de 100 dólares. Pero los aliados ya estaban asediando Berlín, y poco tiempo después la Oficina de Seguridad del Reich ordenó detener las operaciones, desmantelar las prensas, y evacuar el campo de concentración de Sachsenhausen.

Huida y salvación

Los 144 hombres y las maquinarias fueron instaladas nuevamente en SchlierRedi-Zipf, en los Alpes austríacos. Se suponía que allí seguirían imprimiendo, pero el final de la guerra para los alemanes estaba próximo. A comienzos de mayo, los prisioneros fueron trasladados en camiones al campo de concentración de Ebensee. Y al llegar allí, los soldados alemanes estaban evacuando la zona porque los norteamericanos ya se acercaban al lugar.

La ambición de buzos de todo el mundo para rescatar los tesoros de Sachsenhausen fue tal que, luego de producirse una tragedia con un estadouniense, el gobierno austríaco debió prohibir las expediciones a ese cuerpo de agua Crédito: Captura History Channel

Una vez en la puerta de Ebensee, a los falsificadores les costó que los prisioneros les creyeran que ellos también eran víctimas de los nazis. Como no tenían el deterioro físico de otros reclusos ni estaban rapados, no los querían dejar entrar al campo de concentración que, paradójicamente, en ese momento era el lugar más seguro ante la llegada de los aliados. Para lograr el acceso, procedieron a arremangarse para mostrar los números que les habían tatuado en Auschwitz y en los demás campos de exterminio en los que habían estado antes de Sachsenhausen. Solo entonces los dejaron ingresar. De ese modo, todos ellos pudieron salvar sus vidas.

Los alemanes arrojaron cajas con libras falsas al fondo del lago Toplitz cuando se vieron asediados por las fuerzas aliadas Crédito: Captura History Channel


Lo último que hicieron los nazis bajo el mando de Krüger -que huyó, fue atrapado en 1945 y liberado en 1948- fue embalar las libras esterlinas falsificadas que habían quedado, ponerlas en cajas, y arrojarlas en un lago de la región, el Toplitz. Con los años, la leyenda de que en las profundidades de ese lago había tesoros nazis fue tomando fuerza, hasta que en 1959 una expedición organizada por el periodista de la revista alemana Stern, Wolfgang Löhde, sacó del fondo de las aguas varias cajas con los billetes falsificados.

La búsqueda de tesoros en el fondo del Toplitz llegó a su fin en 1963, cuando, tras una serie de accidentes que culminaron con la muerte de un buzo norteamericano, el gobierno de Austria decidió prohibir las expediciones de buceo en esa zona. Allí quedaban, en su sepulcro submarino, las pruebas de un operativo temerario y novedoso que podría haber hecho colapsar a la economía británica si los alemanes continuaban en la guerra un año más. Eso aseguran varios especialistas en el citado documental de History Channel, en el que consignan que la cantidad de dinero falsificado hasta el fin de la Operación Bernhard era cuatro veces las reservas del Banco de Inglaterra.

Adolf Burger, uno de los prisioneros encargados de imprimir los billetes falsos en Sachsenhausen, muestra un billete de 20 libras Crédito: Captura History Channel

En 1983, el impresor y sobreviviente de esta peculiar operación de falsificación internacional, Adolf Burger, escribió un libro en el que narra su experiencia en la Operación Bernhard. The Devil's Workshop (El taller del diablo) fue el nombre de este volumen, que tuvo su versión cinematográfica con el filme Los Falsificadores, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en el año 2008, un galardón bien merecido para esta increíble historia de guerra, estafas y supervivencia.

No hay comentarios: