CONTACTO E INTERCAMBIOS


MI MAIL PARA CONTACTO E INTERCAMBIOS

percanta2@yahoo.com


SI DESEA DONAR BILLETES PARA LA COLECCIÓN, POR FAVOR PÓNGASE EN CONTACTO ESCRIBIÉNDOME A

TO DONATE BANKNOTES FOR COLLECTION PLEASE CONTACT WRITING ME AT

percanta2@yahoo.com

***

Mi trabajo en el blog es diario y muy duro y, por esta razón si dejas tu comentario en alguna de las entradas, contribuirás a mí que mi trabajo sea más eficiente.

Todas las imágenes de billetes que se ven en el blog pertenecen a mi colección personal.


IMPORTANTE

Para ver todos los billetes del país que le interesa, por favor haga clic en la etiqueta del mismo que se encuentran más abajo.

Le sugiero que cuando haga clic en una etiqueta de un país que tenga varios billetes vuelva a hacer clic en “Entradas Antiguas” para ver si hay más billetes en la colección del país que está viendo.

Gracias.

***

Este blog comenzó el 8 de septiembre de 2008

HOLA BIENVENIDOS A TODOS

Hola; me llamo Claudio Fernández, vivo en Buenos Aires, Argentina, y una de mis pasiones es coleccionar billetes de Argentina y del resto del mundo.


Tengo una colección de aproximadamente 600 billetes de Argentina y alrededor de 2900 de todas partes del mundo que sumados hacen unos 3500 billetes.

Mi meta es llegar a los 4000 durante del 2016.

No recuerdo etapa de mi vida en la cual no coleccionara, juntara o recopilara cosas.


Desde muy chico pase por las estampillas, las marquillas de cigarrillos, mas adelante las postales o cartas antiguas, siempre había algo que atesoraba fervientemente.


Empecé a juntar billetes desde chico, recuerdo mirar apasionadamente los billetes que tenia mi padre (un coleccionista oculto) en su mesa de luz, que había recopilado en sus viajes por distintos países del mundo, digo con mucho orgullo que esos billetes forman parte hoy de mi colección.

Los billetes siempre estuvieron conmigo, en un sobre, la alguna caja de habanos o debajo de todos los vidrios de las mesas de mi casa.

Seguí acopiando billetes en los años en que trabaje en el aeropuerto internacional de Ezeiza, el contacto frecuente, con gente de otras latitudes se hizo sentir y los billetes fueron agolpándose.

Pero todo cambio cuando cayo en mis manos el Catalogo de Billetes de la República Argentina de Roberto A. Bottero y descubrí que aquellos billetes de Argentina que parecían todos iguales serian todos distintos y a cada uno de ellos le correspondería un lugar en el catalogo de Bottero.

Paso seguido comencé a enterarme del mundillo que rodea a esta actividad e hice mis primeras incursiones al Mercado de Pulgas de Buenos Aires en donde realice mis primeras compras.

Demás esta decir que después de un tiempo visite las casa del centro de la ciudad, en Av. Corrientes y calles aledañas.

Lo que mas me maravillo es descubrir Parque Rivadavia, para esta altura ya había comprado el Standard Catalog of World Paper Money Volumen 2 (1960-2003) 9na Edición y el mundo de coleccionar había cambiado por completo para mi.

Capitulo aparte de toda esta historia es, mi mujer, de tradición familiar, coleccionista de estampillas, fue quien me oriento hacia el lado correcto, ella fue la que me regalo el catalogo de Argentina y muchas de las piezas que hoy componen mi colección.


Todavía no he podido enfocar mi colección a una tema determino, ya sea país, región, continente o tema, cosa muy común en otros colegas coleccionistas, colecciono de todos los países del mundo que caen en mis manos. Aquí podrán ver un compendio de billetes en todas sus formas, actuales, antiguos, transitorios, bonos y hasta billetes de fantasía.

Espero que sirva como introducción a este blog y al anhelo de encontrar en la Web muchos coleccionistas, con los cual compartir esta actividad.



Bienvenidos a todos!

domingo, 5 de febrero de 2017

Viejos, sucios y rotos: para el Central, el 87% de los billetes deberían salir de circulación

El BCRA destruye 4,2 millones de billetes por día. El plan es normalizar la situación en siete años.


En manos del público y de los bancos hay 6.421 millones de billetes de las distintas denominaciones emitidas por el Banco Central. Entre todos, suman un circulante de casi 600.000 millones de pesos. Pero los técnicos del organismo monetario están preocupados: si se ajustaran a estándares internacionales, el 87% de los billetes deberían salir de circulación y ser destruidos. En otras palabras, sería como sacar de circulación unos 520.000 millones de pesos. Imposible en un día. El plan es llegar a la normalidad en siete años.
Motivos que pueden llevar a la destrucción de un billete: están sucios, dibujados, rotos en sus ángulos, precariamente unidos con pedazos de cinta scotch o simplemente, demasiado gastados por la cantidad de veces que pasaron por manos, bolsillos, billeteras o cajeros automáticos. Y por las innumerables veces que fueron procesados por las máquinas de contar billetes de los bancos.

¿Qué sería ajustarse a los estándares internacionales? Que un billete de baja denominación sea destruido a los 14 meses de haber salido de Casa de Moneda, y los más altos, no más de 28 meses. Acá, se estiró la vida útil de los billetes al menos al triple que en otros países.

La principal distorsión nació por la obcecada negación de las autoridades del gobierno de Cristina Kirchner a emitir billetes de mayor denominación. El kirchnerismo se plantó en el billete de $ 100 (Julio A. Roca y Eva Perón) y no quiso moverse de ahí. Eso explica que el 71% de los pesos en circulación estén representados por dichos billetes (ver infografía). Un año atrás, antes de que salieran la ballena de $ 200 y el yaguareté de $ 500, el 92% de los pesos en circulación estaban en billetes de $ 100.

Lo cierto es que el estado de los billetes se ha vuelto un problema para el Banco Central. Tanto que hoy tiene 50 personas asignadas a pilotear un complejo operativo logístico.


El paso uno es diseñar una escala del 1 al 6 en el que se les informa los bancos cómo clasificar a los billetes que están en cada una de las sucursales de todo el país. El grado 1 corresponde al billete impecable. El 6, al más deteriorado. Usualmente, los bancos centrales mandan a destruir los billetes ubicados entre el grado 2 y el 6. Acá son más tolerantes. Sobre todo, porque el ritmo de destrucción no es todo lo rápido que el Central quisiera.

En Casa de Moneda instalaron meses atrás una máquina que puede destruir 600.000 billetes por hora. 

Hoy se está trabajando un turno diario de 7 horas, por lo que se inutilizan 4,2 millones de billetes por día. Es un salto productivo importante. Hasta el año pasado la máquina que operaba en Casa de Moneda destruía no más de 80.000 billetes por hora. “A este ritmo, puede que nos lleve siete años llegar a un stock normal de billetes en circulación”, dice un funcionario involucrado en el operativo.

El problema de exceso de billetes preocupa al Banco Central pero es un incordio operativo para los bancos. Tanto que fueron las propias entidades bancarias las que financiaron la adquisición de la máquina destructora de billetes, dado que el proceso licitatorio del BCRA se demoraba más de la cuenta. Como se dijo, los bancos tienen que identificar los billetes que deben mandar a destruir: los empaquetan de a millares y los mandan al Banco Central, que se encarga de llevarlos a Casa de Moneda.

La cantidad de billetes es un exceso pero al menos hay un plan. Lo que el Banco Central no sabe es qué hacer con las toneladas de monedas que atesora en sus depósitos. Su uso bajó sensiblemente desde que se masificó el uso de la tarjeta SUBE.

Al exceso de la cantidad de billetes se añade la distorsión en la distribución de los mismos según su denominación. Hoy los billetes de $ 100, como se dijo, representan el 71% de la circulación. Para entender esta distorsión: son billetes que se usan tanto para pagar un taxi como para saldar la compra de una casa. Absurdo.


El plan de “normalización” de proporciones (no de circulante) apunta a que en diciembre de 2018 el reparto de billetes quede así: la mitad, en billetes de $ 500, el 18% en billetes de $ 100, cerca del 7% en billete de hasta $ 50 y 14% en billetes de $ 200. Las correcciones se acelerarán a partir de setiembre, cuando debería irrumpir el billete de $ 1.000, con la imagen del hornero, el ave nacional argentina.

Fuente Diario Clarín http://www.clarin.com/ieco/economia/viejos-sucios-rotos-central-87-billetes-deberian-salir-circulacion_0_SJcRKtQOg.html
Publicar un comentario