CONTACTO E INTERCAMBIOS


MI MAIL PARA CONTACTO E INTERCAMBIOS

percanta2@yahoo.com


SI DESEA DONAR BILLETES PARA LA COLECCIÓN, POR FAVOR PÓNGASE EN CONTACTO ESCRIBIÉNDOME A

TO DONATE BANKNOTES FOR COLLECTION PLEASE CONTACT WRITING ME AT

percanta2@yahoo.com

***

Mi trabajo en el blog es diario y muy duro y, por esta razón si dejas tu comentario en alguna de las entradas, contribuirás a mí que mi trabajo sea más eficiente.

Todas las imágenes de billetes que se ven en el blog pertenecen a mi colección personal.


IMPORTANTE

Para ver todos los billetes del país que le interesa, por favor haga clic en la etiqueta del mismo que se encuentran más abajo.

Le sugiero que cuando haga clic en una etiqueta de un país que tenga varios billetes vuelva a hacer clic en “Entradas Antiguas” para ver si hay más billetes en la colección del país que está viendo.

Gracias.

***

Este blog comenzó el 8 de septiembre de 2008

HOLA BIENVENIDOS A TODOS

Hola; me llamo Claudio Fernández, vivo en Buenos Aires, Argentina, y una de mis pasiones es coleccionar billetes de Argentina y del resto del mundo.


Tengo una colección de aproximadamente 600 billetes de Argentina y alrededor de 2900 de todas partes del mundo que sumados hacen unos 3500 billetes.

Mi meta es llegar a los 4000 durante del 2016.

No recuerdo etapa de mi vida en la cual no coleccionara, juntara o recopilara cosas.


Desde muy chico pase por las estampillas, las marquillas de cigarrillos, mas adelante las postales o cartas antiguas, siempre había algo que atesoraba fervientemente.


Empecé a juntar billetes desde chico, recuerdo mirar apasionadamente los billetes que tenia mi padre (un coleccionista oculto) en su mesa de luz, que había recopilado en sus viajes por distintos países del mundo, digo con mucho orgullo que esos billetes forman parte hoy de mi colección.

Los billetes siempre estuvieron conmigo, en un sobre, la alguna caja de habanos o debajo de todos los vidrios de las mesas de mi casa.

Seguí acopiando billetes en los años en que trabaje en el aeropuerto internacional de Ezeiza, el contacto frecuente, con gente de otras latitudes se hizo sentir y los billetes fueron agolpándose.

Pero todo cambio cuando cayo en mis manos el Catalogo de Billetes de la República Argentina de Roberto A. Bottero y descubrí que aquellos billetes de Argentina que parecían todos iguales serian todos distintos y a cada uno de ellos le correspondería un lugar en el catalogo de Bottero.

Paso seguido comencé a enterarme del mundillo que rodea a esta actividad e hice mis primeras incursiones al Mercado de Pulgas de Buenos Aires en donde realice mis primeras compras.

Demás esta decir que después de un tiempo visite las casa del centro de la ciudad, en Av. Corrientes y calles aledañas.

Lo que mas me maravillo es descubrir Parque Rivadavia, para esta altura ya había comprado el Standard Catalog of World Paper Money Volumen 2 (1960-2003) 9na Edición y el mundo de coleccionar había cambiado por completo para mi.

Capitulo aparte de toda esta historia es, mi mujer, de tradición familiar, coleccionista de estampillas, fue quien me oriento hacia el lado correcto, ella fue la que me regalo el catalogo de Argentina y muchas de las piezas que hoy componen mi colección.


Todavía no he podido enfocar mi colección a una tema determino, ya sea país, región, continente o tema, cosa muy común en otros colegas coleccionistas, colecciono de todos los países del mundo que caen en mis manos. Aquí podrán ver un compendio de billetes en todas sus formas, actuales, antiguos, transitorios, bonos y hasta billetes de fantasía.

Espero que sirva como introducción a este blog y al anhelo de encontrar en la Web muchos coleccionistas, con los cual compartir esta actividad.



Bienvenidos a todos!

miércoles, 6 de abril de 2016

¿Por qué los billetes se desgastan tan rápido? Radiografía de los pesos argentinos.



Por Emilia Vexler (Clarín iEco)

Se viene los de $ 200, $ 500 y $ 1.000. En lugar de próceres tendrán animales y peluches,  pero ¿serán más resistentes?

Que se pegan. Que se rompen. Que se "lavan" o destiñen. Que cada vez los falsifican mejor. Frases frecuentes que usamos los argentinos para referirnos a ellos, los billetes, cuando no hablamos de inflación. En los próximos meses comenzarán a circular los de $200, $500 y, en 2017, llegará el de $1000. Ya sabemos todo sobre el yaguareté, la ballena al revés y los peluches. Pero ¿Cómo se fabrican los billetes? Desandar el camino que hacen hasta nuestros bolsillos permitirá entender su deterioro permanente.
Paso a paso

Las toneladas de papel -hecho de fibra de algodón (90 gr/m2)- son provistas a Casa de Moneda por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) que, a su vez, las importa principalmente de Brasil y, en menor medida, de Alemania, España y Francia. Las tintas de seguridad también se adquieren en el exterior. La producción promedio de Casa de Moneda es 250.000 billetes por hora y el proceso productivo depende del valor que se quiera imprimir.

Banco Central. Billetes de nuevas denominaciones con animales.
El billete de $ 500, con el yaguareté y el peluche, ingresará al circuito económico a partir de junio.

"Cada denominación tiene distintos elementos de seguridad asociados -marcas de agua localizadas, moldeadas, multitonales y tridimensionales-, que hacen diferir las etapas y procesos de producción, así como también las técnicas gráficas de impresión que se utilizan para cada valor", explican a Clarín desde la Casa de Moneda.

La fabricación de los pesos argentinos tiene 5 etapas esenciales (por motivos de seguridad, los funcionarios no detallaron a Clarín aspectos de los billetes nuevos que pudieran ayudar a su falsificación y pusieron como ejemplo el de $100 de Evita):

1- Sobre el formato “hoja en blanco”, el proceso comienza con una impresión serigráfica, lo que posibilita la incorporación de medidas de seguridad como la “impresión en tinta magnética ópticamente variable combinada con un efecto dinámico”. En otras palabras, de ese elemento de seguridad visible, brillante y fácil de detectar a simple vista cuando se inclina el billete y se percibe un progresivo cambio de color verde al azul.

2- Se imprime en offset registrando en forma perfecta los dibujos en el anverso y reverso y también se logra la impresión de fondos incluyendo el "iris" de seguridad (no se pueden publicar detalles).

3- Se le otorga al billete un relieve característico, perceptible al tacto, que “se encuentra en los textos, en el número del valor del billete, imágenes y en la identificación para no videntes”. Este proceso se llama impresión calcográfica.

4- Una máquina numeradora clasifica las hojas, “hace inspección de ambos lados y permite verificar la numeración”. Todo online.

5- Se llega al proceso de corte que lleva también “el control óptico de posición y permite incrementar la capacidad y calidad de terminación”. Esa misma máquina faja por centena, arma el millar y envasa (con el característico termosellado) los billetes.
¿Cuánto le cuesta al Estado fabricar billetes?

​Quizás sea la pregunta obligada de los más curiosos. Pero no hay buenas noticias para ellos. "El costo de cada billete tiene directa relación con las medidas de seguridad y la cantidad de billetes emitidos por cada especie", responden desde Casa de Moneda, ante la imposibilidad legal de dar detalles sobre el costo de impresión. “De acuerdo a las capacidades productivas, está dentro de los valores internacionales para la industria", se animan a decir.
Volviendo al inicio, el papel

La polémica "ballena al revés" del billete de $ 200.
La ballena franca austral (Eubalaena australis) en el billete de $200 que comenzará a circular en septiembre.

El llamativo deterioro de nuestros billetes se debe a que están hechos de fibra de algodón, lo que obliga a la reimpresión periódica de nuevos pesos.  “En términos de duración, si comparamos los billetes de polímero (como se fabrican en Australia, Brasil, y Canadá, entre otros países), con los de fibra de algodón, los primeros duran entre dos y tres veces más que los nuestros (mayor resistencia al desgaste y a la suciedad)”, detallan en Casa de Moneda y agregan que “las  desventajas del polímero son: un mayor costo, por su composición y proceso productivo, mayores problemas en su manipulación -son mucho más rígidos  y resbaladizos y su manejo termina siendo más incómodo- y mayores dificultades en el proceso de destrucción de los billetes”.

El papel de fibra de algodón, que también se usa en Estados Unidos y en algunos países de Europa, es cuestionado en todo el mundo por no dejar esa "huella verde" en su producción. En Argentina, un único proyecto de ley que ingresó en 2012 al Congreso -por entonces firmado por la diputada del Movimiento Popular Neuquino, Olga Guzmán- propuso la emisión de billetes de polímero con orientación biaxial (plástico) en reemplazo del papel.


“No se está evaluando en este momento ningún proyecto en particular sobre el uso de billetes de polipropileno (pólímero), aunque nunca dejamos de estudiar todas las alternativas disponibles en el mercado y las experiencias recogidas en otros países”, dicen al respecto desde el Central. Al parecer, la novedad de los billetes que se vienen sólo quedará en el diseño.

Publicar un comentario